21 de diciembre de 2010

FALLECIÓ ENZO BEARZOT

Enzo Bearzot, conocido por ser el seleccionador de la Italia Campeona del Mundo en España, en 1982, ha fallecido en Milán. Bearzot dirigió a la selección absoluta "azzurra" desde 1975 hasta 1986 cuando, después del Mundial de México, decidió abandonar su cargo para no volver a entrenar. Antes había entrenado a la selección sub 23, desde 1970, después de tres años en el Torino y una temporada en el modesto Pro Prato. Dirigió a Italia en dos Eurocopas (1976 y 1980), y tres Mundiales (1978, 1982 y 1986).

Pero sin duda alguna, el recuerdo más resplandeciente de Bearzot nos hace viajar en el tiempo hasta el caluroso verano español de 1982. En aquel Mundial, Italia llegó envuelta en un sinfín de polémicas que, antes de la cita, parecían ser el indicativo de que la estancia del equipo transalpino en nuestro país se reduciría a los tres partidos de la primera fase. Con un equipo de jugadores jóvenes, creado por él mismo desde el Mundial de Argentina 1978, Bearzot llegaba fuertemente criticado por ello, y por el prehistórico juego que Italia exhibía en cada partido, siendo una versión perfeccionada del "Cattenaccio" que dio a conocer al Mundo Helenio Herrera veinte años atrás. Más aún después del fracaso "azzurro" en la Eurocopa de 1980, disputada en suelo italiano, en la que obtuvo un discreto cuarto puesto. Además de todo esto, aún estaba muy reciente el escándalo del "Totonero", la red de apuestas ilegales que dio con los huesos del Milan y la Lazio en la Serie B, y supuso sanciones y multas para un número importante de equipos, directivos, entrenadores y jugadores. Entre ellos, el goleador Paolo Rossi, cuya sanción le mantuvo fuera de los terrenos de juego hasta unos meses antes del Mundial de España. Bearzot apostó fuertemente por el goleador, y este le devolvería su confianza en forma de decisivos goles, sobre todo en los partidos más determinantes del Mundial.

Completada una discreta primera fase, en la que Italia no consiguió una sóla victoria (0-0 contra Polonia, 1-1 contra Perú y 1-1 contra Camerún), accedió a la liguilla de Cuartos de Final, en la que se encontró con la Argentina del incipiente Maradona y la temible Brasil de los Junior, Falcao, Cerezo, Sócrates, Zico... En el primer envite, contra los argentinos, Italia se impuso en el partido del anti-fútbol, con goles de Tardelli y Cabrini contra el ya tardío marcado por Passarella para Argentina. Un partido bronco, feo, con dos estilos similares que ofrecieron mucha más pasión que razón en su juego. La siguiente parada tenía como adversario al mejor Brasil desde el último Mundial ganado por los Gerson, Tostao, Pelé, Jairzinho y Rivelinho. El Brasil de 1982 era magia, un baile continuo en el medio campo que sin embargo estaba huérfano de una buena defensa, y también de un buen delantero centro. Todo lo contrario de Italia, que contaba con Paolo Rossi, el hombre que en este partido explotó por fin, para alborozo de Enzo Bearzot, que había apostado por los goles de "Pablito", echándose encima toda la presión mediática por esa decisión. El Italia - Brasil del 5 de Julio de 1982 en el viejo estadio de Sarriá pertenece a la "Serie de Oro" de los Mundiales de fútbol. Un partido apoteósico, con continua alternativa en el juego y el marcador, y sobre todo con la estelar actuación de Rossi, que con sus tres goles aniquiló los sueños de victoria de aquel súper equipo canarinho. Bearzot se cobró ese día su primera victoria personal, cambiando a un estilo diametralmente opuesto a lo acostumbrado, y quiso llevar la iniciativa, olvidándose del cerrojazo. Esto, unido al ideal brasileño, resultó en un irrepetible partido que hoy en día sigue siendo un referente entre los mejores partidos de la Historia.

Una vez despachada Polonia en Semifinales, con otros dos goles de Rossi, Italia se proclamó Campeona del Mundo el 11 de Julio, en el Santiago Bernabéu, contra otro equipo legendario, la Alemania de los Breitner, Schumacher, Stielike, Rummenigge, Briegel, Littbarski... que venía de derrotar a Francia en la otra Semifinal, otro partido de los que se escriben con letras mayúsculas en los libros de la Historia del fútbol. Bearzot tocó el cielo de Madrid, y pudo por fin sacudirse la enorme presión que había soportado durante meses. La atroz prensa italiana, tan crítica e inmisericorde en el pasado, se rendía ahora al entrenador que les había llevado de nuevo la Copa del Mundo a suelo patrio, cuarenta y cuatro años después.

Después de aquella experiencia, Enzo Bearzot siguió al frente de la "Squadra Azzurra" hasta el Mundial de México, en 1986. No pudo clasificarse para la Eurocopa de Francia en 1984, pero la Federación Italiana, consciente de su papel cuatro años antes, decidió confiarle el asalto al Mundial mexicano. Su eliminación en Octavos de Final, contra la Francia de Michel Platini, precipitó su salida de la selección. Desde entonces, Bearzot se alejó de los terrenos de juego, y vivió sus últimos años en Milán, donde ha muerto a los 83 años de edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario